Los smartphones, o en general los teléfonos celulares utilizan ondas electromagnéticas para comunicarse y eso es un motivo de preocupación para mucha gente a pesar de que es radiación no ionizante.

Y no solo los teléfonos son la preocupación, sino las antenas diseminadas por todos los rincones de una ciudad, muchas veces sobre edificios, cerca de escuelas, y demás.

Se han realizado infinidad de estudios al respecto. Se han hecho pruebas con animales y con humanos. Los resultados fueron alentadores, en la mayoría de los casos.

riesgos del celular para la salud

La Organización Mundial de la Salud ha determinado que es improbable que el cáncer sea producido por los teléfonos celulares o las antenas de la red. Esta afirmación está basada en el consenso de las comunidades científica y médica luego de la presentación de numerosas pruebas científicas.

A pesar de lo que diga la OMS, hay estudios que indican lo contrario. En el año 2003 el Instituto Holandés de Investigación Tecnológica realizó una publicación donde afirmaba que la tecnología UMTS produce radiaciones que pueden ser peligrosas. Por otra parte, hay estudios serios realizados por diversas universidades prestigiosas del mundo, que incluso han hecho pruebas utilizando hasta 10 veces la cantidad de radiación de un teléfono celular, que no han arrojado resultados que deban preocupar al respecto.

Mientras tanto, hasta se llegue a un acuerdo, queda en nosotros usarlos libremente suponiendo que son inocuos hasta que se demuestre lo contrario, o hacer precisamente lo opuesto.

También puedes seguir el siguiente enlace y leer un interesante artículo que nos habla de la relación entre radiación de celulares y cáncer.

Y mientras tanto te dejo 6 consejos para disminuir la radiación de los celulares, por si acaso…

CNN Health publicó 6 consejos para disminuir la radiación de los celulares. Veamos cuáles son:

  1. Usar el Cable de Manos Libres: hoy es norma que cualquier celular o Smartphone venga acompañado de ese pequeño cable que nos permite usar el teléfono sin tenerlo adherido a nuestros oídos. Al mantener el teléfono alejado de nuestra cabeza, y en consecuencia de nuestro cerebro, garantiza que una menor cantidad de radiación que es emitida llegue a penetrar. Con la obvia ventaja de que para conversaciones muy prolongadas es mucho más cómodo no tener que sostener el aparato pegado a nuestra cabeza.

 

  1. Usar el Altavoz: Smartphones o móviles más sencillos cuentan con la función que permite usar la función de altoparlante. Resulta pues conveniente siempre que se pueda, y cuando no haya  el temor de comprometer  la privacidad de nuestra llamada, activar el altavoz. Con esto también se accede a la posibilidad de usar el equipo a una distancia segura, tanto para escuchar como para hablar.

 

  1. No usar todo el tiempo el auricular Bluetooth: hoy se ha hecho muy frecuente el uso de auriculares bluetooth ya que facilitan el uso del celular mediante una conexión exenta de cables, teniéndolo alejado de nuestra cabeza. Sin embargo, y aunque estos dispositivos tienen una radiación mucho menor, hay personas que lo tienen constantemente en el oído, aún cuando no lo estén usando. El hecho de que la radiación sea menor, no la hace nula. Por tanto, como una medida auxiliar para disminuir la radiación que emiten los celulares y que puede potencialmente estar irradiando nuestra cabeza, es evitar tener el auricular bluetooth todo el tiempo en nuestro oído.

 

  1. Trata de usar el móvil quedándote fijo en un lugar: como sabrás los celulares derivan su nombre del hecho de que la señales mediante las cuales se comunican estos teléfonos se hacen mediante antenas que cubren áreas relativamente pequeñas y que a medida que uno se desplaza a otra zona es necesario que otra antena se haga cargo de la señal. Cuando nos encontramos en un área fija, la señal del celular se mantiene relativamente constante, pero si nos movemos, el celular comienza a variar su señal, amplificándola o reduciéndola a medida que busca nuevas antenas con las cuales conectarse. Esos aumentos de señal implican en consecuencia un aumento de la radiación que recibimos. Por esta razón es preferible que mientras uses el Smartphone o el móvil para conversar siempre estés en la misma zona –si es que es posible, claro-. Ten en cuenta además que si nos movemos hacia lugares que son menos accesibles para la señal, como lo pueden ser lugares subterráneos, ambientes cerrados que han sido construidos en estructuras reforzadas como suelen ser sótanos o ascensores, tu Smartphone o celular tendrá que aumentar la señal y en consecuencia la emisión de radiación para tratar de garantizar la calidad de tu conversación.

 

  1. Usa los mensajes de texto siempre que sea posible: escribe antes que hablar. Si tu intención es simplemente transmitir pequeños mensajes o recordatorios, es preferible que use la función de envió de mensajes de texto o email antes que hacer llamadas telefónicas. Además de ser menos costoso, hay menos radiación involucrada.

 

  1. Lea completamente el manual de su teléfono celular, incluso la letra pequeña: todo teléfono celular  trae un manual, y si no es así con seguridad que lo podrás descargar de su sitio oficial en la web. En él encontrarás las instrucciones para usarlo, y también, y quizás lo más importante  encontrarás muchos consejos para minimizar los riesgos al usar tu móvil o más aún tu smartphone.

Si aún tienes algún temor con relación a la radiación que emiten los celulares, siguiendo el siguiente enlace verás una relación de los valores de radiación que emiten algunos de los celulares empleados en Estados Unidos: radiación de celulares.

Riesgos de un celular o Smartphone que no están asociados a la radiación

Los celulares si pueden poner en riesgo nuestra salud pero de maneras que no están vinculadas directamente con la tecnología que subyace en tu equipo móvil. Se puede asegurar que son incluso mayores los riesgos que corre tu salud cuando usas el teléfono sin seguir normas básicas de prudencia y buen juicio.

Usar el móvil o Smartphone mientras conduces puede distraer tu atención de algo verdaderamente importante, fijar nuestra atención en la ruta y en lo que se hace. En ciertos países, el uso de los equipos celulares está estrictamente prohibido mientras se maneja un vehículo, por algo se da esta prohibición.

Usar tu Smartphone, ese generalmente caro teléfono inteligente que recién acaba de salir al mercado y te hace ver y sentir dentro de la élite no sólo produce envidias sanas, sino que puede motivar a que seas víctima de un delito. Si eres juicioso evitarás utilizarlo en lugares apartados, desconocidos, de noche, en lugares excesivamente concurridos donde no hay certeza del tipo de personas que te pueden estar rodeando. Evita que tu salud se resienta por la acción de un malhechor que pretende hacerse de tu Smartphone.

Imágen: Copyright (c) 123RF Stock Photos