Los teléfonos celulares y en general cualquier Smartphone emite radiaciones electromagnéticas. Toda radiación electromagnética se sabe que produce efectos sobre la salud de tipo térmico y no térmico. Evidentemente el efecto térmico que produce un móvil no es suficiente para causar ningún tipo de daño conocido en la piel humana o en sus órganos, pero es fácil darse cuenta de que está se genera cuando uno usa prolongadamente el equipo.

Los efectos no térmicos que produce la radiación electromagnética afectan a las células, los génes y el material genético, la gran pregunta es si ésta es significativa cuando proviene de un celular. Por lo pronto sabemos que en aquellos lugares donde se está muy próximo a una antena de telefonía móvil la gente tiende a sufrir jaquecas, duerme mal, se presentan problemas en la memoria, dolores corporales o articulares, y en casos más graves se lo ha llegado a asociar con infertilidad, problemas neurológicos, e incluso afecciones cardíacas.

consejos para minimizar la radiación de un smartphone

En cuanto a la radiación electromagnética no térmica emitida por los teléfonos móviles hay muchos estudios en diferentes países que han encontrado cierto grado de correlación entre la salud de las personas y la exposición a aquella. No estando oficialmente reconocido este aspecto, pero existiendo siempre la posibilidad de que sea cierta, es bueno que todos tengamos una mínima de precaución al usar los smartphones o cualquier teléfono móvil.

Por cierto, la cantidad de emisión electromagnética emitida por un móvil no tiene nada que ver con que sea un teléfono inteligente o un modesto celular sin las maravillas del primero. Es cuestión de diseño.

Los consejos

En la página de CNN Health están publicados 6 consejos para disminuir la radiación que se recibe proveniente de un celular. Veamos cuáles son:

  1. Usar el Cable de Manos Libres: casi todos los equipos móviles, por no decir todos, vienen acompañados de ese pequeño cable que nos permite usar el teléfono sin tenerlo pegado en el oído. El uso del cable por tanto, al mantener el celular alejado de nuestro cerebro, garantiza que una menor cantidad de radiación emitida llegará penetrará en nuestra cabeza. Con el agregado que para conversaciones más prolongadas incluso es más cómodo no tener que sostener el aparatito con nuestras manos.
  2. Usar el Altavoz: todos los celulares cuentan con la función que permite usar el altavoz en lugar del parlante del oído. Resulta pues conveniente siempre que se pueda, y cuando no hay riesgos de violar la privacidad nuestra o de nuestro interlocutor, el activar el altavoz. Con esto también se accede a la posibilidad de usar el equipo a una distancia segura, tanto para escuchar como para hablar.
  3. No usar siempre el auricular Bluetooth: hoy se ha hecho muy frecuente el uso de auriculares bluetooth ya que facilitan el uso del celular mediante una conexión exenta de cables, teniéndolo alejado de nuestra cabeza. Sin embargo, y aunque estos dispositivos tienen una radiación mucho menor, hay personas que lo tienen constantemente en el oído, aún cuando no lo estén usando. El hecho de que la radiación sea menor, no la hace nula. Por tanto, como una medida auxiliar para disminuir la radiación que emiten los celulares y que puede potencialmente estar irradiando nuestra cabeza, es evitar tener el auricular bluetooth todo el tiempo en nuestro oído.
  4. No usar el celular cuando nos movemos: precisamente los celulares derivan su nombre del hecho de que la señales mediante las cuales se comunican estos teléfonos se hacen mediante antenas que cubren áreas relativamente pequeñas y que a medida que uno se desplaza a otra zona es necesario que otra antena se haga cargo de la señal. Cuando nos encontramos en un área fija, la señal del celular se mantiene relativamente constante, pero si nos movemos, el celular comienza a variar su señal, amplificándola o reduciéndola a medida que busca nuevas antenas con las cuales conectarse. Esos aumentos de señal implican en consecuencia un aumento de la radiación que recibimos. Por eso, sería conveniente mientras mantenemos una conversación el estar en la misma zona. Del mismo modo, si nos movemos hacia lugares que son menos accesibles para la señal, como lo pueden ser los sótanos o los ascensores, el equipo tendrá que aumentar la señal para tratar de mantener la calidad de la comunicación.
  5. Use los mensajes de texto cuando pueda: si es posible escriba antes que hablar. Si su intención es comunicar pequeños mensajes o recordatorios, es preferible que use la función de envió de mensajes de texto o email antes que llamar. Siempre que se pueda evitar pegar el celular a nuestra cabeza por cualquier razón, evítelo.
  6. Lea el manual, incluso la letra pequeña: todos los celulares del mercado traen consigo un manual. No sólo encontrará las instrucciones para usarlo, sino que también encontrará en él muchos consejos o incluso indicaciones para minimizar los riesgos al usar el teléfono.

Probablemente usted podrá encontrar otras formas de evitar la radiación de los celulares, entre ellas le aconsejamos que se fije a momento de comprar cualquier celular las tablas que contienen los valores de radiación que emiten. Compre aquellos que manteniendo sus requerimientos actuales, emita la menor cantidad posible de radiación.

Aquí una relación (no tan actualizada como quisiéramos ) de los valores de radiación que emiten algunos de los smartphones y celulares más usados en Estados Unidos a fines de 2010: radiación de celulares.

Imagen Copyright (c) 123RF Stock Photos