Además del temor siempre vigente de perder el teléfono celular, ya sea por extravío o peor aún por robo, siempre existe la inquietud de que este pueda dañarse accidentalmente por caídas, golpes o por que cae en el agua. ¿Qué hacer si esto último pasa?

Empecemos por diferenciar algunas cosas:

Hoy no todos los teléfonos son construidos de la misma manera, muchos son infranqueables hacia su interior y otros incluso admiten el cambio de las carcasas y las baterías. Los primeros suelen ser los más difíciles de estropearse por algo de agua en su exterior, pero eso no los hace impermeables y no los convierte necesariamente en resistentes al agua, otros teléfonos, por el contrario han sido diseñados específicamente para ser resistentes al agua, sin que ello quiera decir que no puedan dañarse por efecto de ella.

Además, por supuesto hay que tener en cuenta que no es lo mismo una salpicadura, que una auténtica zambullida en el líquido elemento. Esta última casi siempre suele ser fatal si no se actúa rápidamente.

Qué significa que un teléfono sea resistente al agua

En principio la resistencia al agua no debe entenderse como que el móvil ha sido diseñado para sumergirse en el océano o en una piscina, aunque sí, y según las características que el propio fabricante haya explicitado, sea posible incluso bañarse con alguno.

La mayor parte, cuando mencionan la resistencia al agua, hacen referencia o bien a que toleran que les llegue una salpicadura, o que pueden ser sumergidos en ella con cierta seguridad.

como proceder cuando el smartphone cae al agua

Fabricantes como Sony tienen smartphones y móviles que pueden ser introducidos hasta 1 metro de profundidad en el agua y por 30 minutos, más allá de este tiempo y/o profundidad el fabricante no se hace responsable del daño. En todo caso, habrá que revisar en su manual de usuario las características de cada teléfono en particular para estar seguros.

Para estos teléfonos resistentes al agua en caso de que hayamos sobrepasado las recomendaciones del fabricante conviene como precaución, apagarlo y si es posible, retirar la batería, secando a continuación prolijamente todo rastro o gota de agua. Una vez hecho esto, se prueba y si surge algún comportamiento anormal se remite a Servicio Técnico lo más pronto posible. Si se ha estado dentro de los límites aceptables, sólo es recomendable secar con un paño absorbente el agua que hubiere quedado.

Qué hacer en caso de el teléfono se moje

Para todos los demás teléfonos móviles que no hayan sido diseñados pensando en ofrecer protección contra el agua, hay ciertas medidas que podemos tomar y que suelen ser las más frecuentes. Ninguna garantiza que salvemos la vida del teléfono, pero eventualmente pueden evitar su daño.

1.- Sacar el móvil inmediatamente del agua.

2.- Apagarlo si aún sigue encendido, y dejarlo así mientras exista sospecha de que puede haber agua dentro de él.

3.- Retirar la batería, si el teléfono lo permite.

4.- Retire la tarjeta de memoria, la o las tarjetas SIM si su equipo es dual.

5.- Con la ayuda de una toalla absorbente seque lo más concienzudamente que sea posible todas las superficies a su alcance.

6.- Remueva el agua que pueda haberse filtrado al interior o la humedad que se hay formado poniendo todas las partes: equipo, batería, tarjetas en un contenedor plástico o de vidrio que contenga un desecante. El desecante a usarse bien pueden ser gránulos de silica gel (se puede obtener en comercios especializados de productos químicos) o también, se puede emplear arroz crudo (que tiende a actuar como desecante al absorver agua o vapor de agua). En este caso, lo ideal es cubrir con él todas las piezas.

7.- Dejar con el desecante unas 48 a 72 horas. Si se empleó el arroz se lo removerá una vez cada 12 o 24 horas.

8.- Ensamble su aparato celular y enciéndalo. Suerte.

9.- A pesar de que su equipo encienda y funcione bien, esté atento a cualquier aspecto que no hubiera existido antes del accidente. Si su equipo se calienta de manera inusual, si lo mismo ocurre a momento de recargar la batería, que alguna tecla no responda o lo haga inapropiadamente, imágenes o sonido con defectos, etc. Dirígase al centro técnico más cercano y no olvide mencionar lo que puede ser el origen de ese malfuncionamiento.

Cualquier otra medida para sacar el agua de un Smartphone como pueda ser el uso de un secador de cabello o exponerlo directamente al sol se desaconseja pues el excesivo calor puede ser tan perjudicial como el agua misma.